A partir de un análisis de los objetivos del proyecto se crea junto con el director y/o tomadores de decisión  un mapa emocional a partir del modelo NAVA RASA (9 esencias) de la India.

En paralelo se exploran los referentes sonoros y musicales (en caso de haberlos) para comprender el tipo de dotación, densidad, presencia y objetivos específicos de la música (o músicas a componer).

 

De esta forma la comunicación con los directores, marcas, clientes o interesados se eficienta evitando "malos entendidos" derivados de una obvia diferencia de referentes musicales, ya que cada humano tiene su propia idea de "feliz", "triste", "movida", "inspiracional" etc.

Gracias a este método usado como una interfase en la comunicación de las necesidades musicales y la composición y producción, el proceso es altamente gozoso y los resultados el 100% de las experiencias ha sido altamente gratificante.